DE PALMA A ROMA EN PIRAGUA

Una aventura para no olvidar.

Equipo piragüistas, Palma a Roma en piragua 1950

ETAPA 16.

Unos días en Roma, vuelta a Madrid, reconocimientos y fin de la aventura.

 

Unos días después de hacer turismo por Roma, visitan la Embajada de España ante la Santa Sede. Les reciben los señores de Ruiz Jiménez, acompañados del Alcalde de Roma y de una numerosísima peregrinación de Sacerdotes y Seminaristas de la Universidad pontificia de Comillas presidida por el Sr. Obispo Auxiliar de Toledo. Después de varios discursos de diferentes personalidades allí presentes, el embajador de España ante la Santa Sede, el Sr. Ruiz Jiménez, agradece al alcalde de Roma sus palabras de amor a España y su presencia. En los jardines de la Embajada, resplandecientes de luz, brindan por España. Luego se habla del Canal de Menorca, Bocas de Bonifacio y de las quemaduras, ya lejanas, de sol y salitre.

 

Al salir de Madrid se les entregaron unos mensajes, que luego fueron entregados en las manos de sus destinatarios. Fue primeramente en el Capitolio, sede del Municipio romano, en el que se entrega el mensaje del Alcalde de Madrid para el de Roma. Luego se trasladan a la Ciudad Universitaria de Roma, donde hacen entrega a su Rector el mensaje del de la de Madrid.

 

El 25 de septiembre llega el momento de decir adiós a Italia. Desde la Basílica del Vaticano se acercan a la Embajada de España ante la Santa Sede, para despedirse del embajador D. Joaquín Ruiz Jiménez. Amablemente conversa y después, como una más a las atenciones con que les ha distinguido durante la estancia en la Ciudad Eterna, les hace entrega de un gentil obsequio, una pitillera con su firma y esta leyenda “Anno Santo 1950”.

Y desde la embajada, se acercan a la Fontana de Trevi, donde a la vieja tradición, lanzan en su amplio estanque una moneda para propiciar el regreso a Roma.

 

Salen de Roma mediada la tarde al aeropuerto en donde les despiden los mismos que les vieron llegar por el río Tiber.

En el vuelo deciden entregar un mensaje para el Arzobispo de Zaragoza que vuela con ellos, Sr. Dionisio Pérez Viana en el que dice: “Excmo y Rvdmo. Sr. Arzobispo de Zaragoza. Como Capellán de la peregrinación que con motivo del Año Santo y para ganar la gracia del jubileo y postrarse a los pies de Su Santidad ha realizado el S.E.U. en piragua desde Palma de Mallorca a Roma, en nombre del jefe de la peregrinación, peregrinos y mío propio, rogamos a V.E.Rvdma. tenga a Don Dionisio Pérez Viana, como amable embajador de la petición que, en vuelo hacia a España, le hacemos”. “Fue nuestro deseo, al finalizar la peregrinación, postrarnos ante la Santísima Virgen del Pilar en Zaragoza - la piragua capitana navegó bajo su patronazgo - para rendirla nuestra acción de gracias por su continua protección en nuestra navegante peregrinación y hacerle la ofrenda de uno de los remos con los que hicimos la travesía y que conocieron sudor y dolor, para que fuera colocado cabe a la Imagen de la Santísima Virgen, como humilde presente”.

“Pero ante la proximidad del curso escolar en unos y en otros sus inmediatos compromisos laborales, al no poder acercarnos a Zaragoza para hacer nuestra visita y ofrenda, hemos rogado a D. Dionisio Pérez Viana sea portador de este mensaje unido a nuestro deseo, ante V.E.Rvama. En vuelo, a las diez y siete horas del día 25 de Septiembre de 1950”.

Y nuestra ofrenda, cumplida, el día 29 de septiembre Don Dionisio Pérez Viana, acompañado del Director del diario zaragozano, “El Noticiero”, visitaron al Señor Arzobispo de Zaragoza Dr. Domenech quien con excepcional agrado recibió nuestro mensaje y el remo de la piragua, prometiendo que dicha ofrenda figurarla en lugar preferente en la Basílica del Pilar. Y en nuestros corazones la alegría y la gratitud.

 

Llevan en vuelo el mismo camino que recorrieron las piraguas. Es decir, ahora lo están deshaciendo. Otra vez, Tíber, Montecristo, la Isla de Elba, la de la Magdalena con su inolvidable “Nido d,Aquila” y otra vez ¡ESPAÑA!...

A las veintidós horas quince minutos de la noche, después de una larga parada en Barcelona, la azafata les anuncia la próxima llegada a Madrid. Una vez aterrizado en Barajas, en la misma pista, les espera importantes personalidades de la época, grupos de amigos, familiares, periodistas, fotógrafos, etc. En todos, emoción inenarrable, gritos de alegría y aplausos.

 

Al día siguiente, 26 de septiembre, visitan al Rector de la Universidad de Madrid Don Pío Zabala, quien pasó un buen rato oyendo contar la travesía. Más tarde visitan la Secretaría General del Movimiento, a Raimundo Fernández Cuesta. Después de una larga charla con ellos, les impuso sobre sus pechos la Cruz de Caballero de la Orden de Cisneros.

 

A Valladolid había que ir, porque varios de sus remeros formaban en el rol de peregrinos y porque allá, en la etapa Mahón - Cerdeña, hubo un remero que así lo prometió en nombre de todos.

La ciudad de Valladolid quiso, con este motivo, rendir emotivo homenaje a los piragüistas del S.E.U. o los que con su hazaña volcaron sobre las aguas del Mediterráneo, la fe y la audacia española, en palabras del Alcalde de la ciudad.

En señal de gratitud a la Virgen de San Lorenzo, Patrona de la Ciudad, por su protección y ayuda, ofrecen, uno de los remos que llevaron a las piraguas hasta la Ciudad Eterna, ofrenda, hecha por Virgilio. Más tarde, en el Salón de Actos del Ayuntamiento de Valladolid, su Alcalde impuso sobre sus pechos la Medalla de Bronce de esta ciudad y provincia, porque con Onésimo, fue el primero que supo encontrar la clave de la unidad.

Después, en el Colegio Mayor Universitario “Reyes Católicos”, se les impuso, por el Delegado Nacional del Frente de Juventudes, la Medalla al Valor.

 

El 21 de noviembre, son recibidos por el general Francisco Franco en el Palacio del Pardo, en donde los piragüistas ofrecen su heroica travesía.

Después de escuchar el relato de la peregrinación le hiciera el Pater, Franco, los condecora uno a uno, con la Cruz del Mérito Naval, con distintivo blanco.

 

Han pasado ya más 67 años desde esta auténtica aventura. Resulta curioso que nadie, que sepamos, haya intentado repetir esta singladura, hasta el pasado verano del 2016. Un grupo de tres palistas, Carlos García, Alex Aguero y José Bello lo han conseguido y además en un tiempo récord, 13 días. Lo que esta claro es que no ha sido un desafió fácil, por eso se le ha bautizado como "La Travesía de los Locos". Nosotros, los hijos de Pepín que, entre otras cosas, heredamos de él, su amor y afición al mar, somos también navegantes. La ruta de aquellas magnificas piraguas de alma norteña, la hemos cubierto a bordo de veleros en alguna una ocasión. Aseguro que no es fácil navegar de Palma a (Civitacecchia) Roma. El Mediterráneo a partir del 15 de agosto es muy poco previsible, inestable y susceptible de convertirse en un escenario muy duro. La hazaña de aquellos valientes y entusiastas 18 estudiantes del SEU es muy digna de ser recordada.

Que estas líneas queden en su honor. Como un pequeño homenaje a mi padre (loco nº5) y a aquellos extraordinarios compañeros con los que cruzo todo en Mediterráneo occidental bajo los cielos de aquel final de verano de 1950.

 

Gracias a mis hermanos Chema, Álvaro, Belén, Leticia y Verónica, por ayudarme, animarme a investigar y escribir esta historia.

Gracias a Lorenzo Miró y Sebas Bauza (FAM) por hacerme en su día un huequecito en su blog y publicarlo. También mi gran agradecimiento a Florencio Noriega “Floro", Virgilio Hernández Rivadulla, Marcelino Araujo, Rafael Fernández Samos y su hijo Rafael, cuatro de los piragüistas, y a mi tío Cesar Sans Gironella (hermano de Pepín) que me han dado información fundamental para poder completar esta magnífica aventura.

Y finalmente a Carlos García, Alex Aguero, José Bello y a la tripulación dell Caray por rememorar esta aventura en recuerdo de aquellos 18 locos.

 

Gracias.

Alejandro Sans Cañada
Alex Sans Cañada

Alejandro Sans Cañada

Los nuevos locos

Alex      Carlos       José

CONDECORACIONES Y REGALO

Cruz al Mérito Naval de 1ª Clase, distintivo blanco
Cruz al Mérito Naval de 1ª Clase, distintivo blanco
Cruz de Caballero de la Orden de Cisneros
Cruz de Caballero de la Orden de Cisneros

Cruz al Mérito Naval de 1ª Clase, distintivo blanco

Cruz de Caballero de la Orden de Cisneros

Medalla al Valor Colegio Mayor Universitario “Reyes Católicos” Valladolid
Reconocimiento Federación Española de Remo

Reconocimiento Medalla Deportiva

Ayuntamiento Madrid

Medalla al Valor

Colegio Mayor Universitario “Reyes Católicos”

Valladolid

Reconocimiento

Federación Española de Remo

Medalla de la Ciudad en su categoría de Bronce Ayuntamiento Valladolid
Medalla de la Ciudad en su categoría de Bronce Ayuntamiento Valladolid
Condecoración del capitán del “MA” Mahón - Cerdeña La mas apreciada y querida por todos los remeros

Medalla de la Ciudad en su categoría de Bronce

Ayuntamiento Valladolid

Condecoración del capitán del “MA”

Mahón - Cerdeña

La mas apreciada y querida por todos los remeros

Pitillera regalo de D. Joaquín Ruiz Jiménez, a cada remero (Roma)
Pitillera regalo de D. Joaquín Ruiz Jiménez, a cada remero (Roma)

Pitillera regalo de D. Joaquín Ruiz Jiménez, a cada remero (Roma)

Etapa anterior

16